viernes, 30 de julio de 2010

Hasta el infinito y más allá

Hay colegios profesionales que no se conforman con tener un blog, abrir grupo de amigos en Facebook o comentar en twitter. Hay colegios que van más allá, casi casi hasta el infinito, como en aquella peli mítica de Pixar. Esto ha pasado en Galicia y lo han hecho posible desde el Colegio Oficial de Arquitectos -COAG-, pues han creado su segundo software propio, que va ya por su cuarta versión: Comprobar-4. Una herramienta destinada a facilitar el trabajo de los profesionales, en este caso en el ámbito de las estructuras. Para comprobarlo, mejor visitar el blog creado a partir de esta herramienta. Su predecesora fue la aplicación de referencia a nivel nacional, ideada hace ya seis años: Memorias. Pero además, es que tienen claro que compartir es vivir y por eso el COAG creó un foro en el que se atienden consultas sobre estos software colegiales. De ahí que los usuarios colegiados solo vayan en aumento, y es que su decano, Celestino García Braña, lo tiene claro: «nuestro reto del futuro debe ser ofrecer a nuestros colegiados servicios tecnológicos que le aporten un valor añadido». Eso es, añadamos valor en nuestras actividades hasta el infinito y más allá... y a lo mejor hasta callamos algunas bocas...

P.D. Del mismo sector pero de otra materia, os dejo el vídeo del último UP Directo, que incluye un encuentro con Jordi Ludevid, presidente del CSCAE, a propósito de la colaboración entre su Consejo y la Asociación Española de Urbanistas.

6 comentarios:

Isabel Caballero dijo...

Y algunos se siguen preguntando para qué sirven los colegios profesionales. Esto es un buen ejemplo de algunas de sus funciones.

E. Pampliega dijo...

Muy interesante. Mis felicitaciones al COAG. Nos servirá de guía a la hora de marcar una ruta a seguir.

Un saludo,

Anónimo dijo...

Sirven para sacar dinero de sus colegiados, todo este software del que tanto alardean esta elaborado con nuestras cuotas para luego cobrarnos por él.

Anónimo dijo...

es todavia peor
complican las normativas existentes, crean otras nuevas del todo absurdas sumiendo al profesional en un universo de burocracia esteril pero obligatoria para despues con el dinero de los colegiados crear un software complejo que cobran y que pronto exigira de cursos de formacion especializados y que por supuesto no seran gratuitos

Anónimo dijo...

Pues yo me compré el Memorias2 y solo por lo fácil que es hacer el db-hr me ha compensado!!!

Elisa G. McCausland dijo...

Estimado Anónimo, gracias por tu opinión crítica aunque generalizada -en lo referente a colegios- sobre este tema. Creo que estaría bien concretar en vez de tirar la piedra y esconder la mano.

Un saludo!!!