martes, 19 de enero de 2016

Mediación desde la Educación Social

La Mediación es definida como un proceso extrajudicial para la gestión de conflictos no violentos que puedan surgir entre ambas partes mediante la intervención de profesionales especializados que, sin capacidad de decisión sobre el citado conflicto, les asistan facilitando la comunicación, el diálogo y la negociación entre ellos, al objeto de promover la toma de decisiones consensuadas en torno a dicho conflicto.

Son diferentes y variadas las situaciones en las que los y las profesionales de la Educación Social hemos actuado en torno a esta práctica profesional en los diferentes grupos de población con los que intervenimos --menores, familias, parejas, etc--  y en diferentes contextos --escolar, comunitario, familiar, intercultural, etc-- que de forma transversal hemos ido desarrollando como herramienta de intervención socioeducativa.

Tal y como definen los Documentos Profesionalizadores (ASEDES/CGCEES, 2007), en la práctica educativa diaria del/la Educador/a Social se llevan a cabo “actuaciones de mediación, entendida como el trabajo que el/la educador/a social realiza para producir un encuentro constructivo de la persona con unos contenidos culturales, con otras personas, grupos o lugares”, avalando pues esta metodología como herramienta educativa desarrollada en nuestra práctica profesional.

Del mismo modo, son diferentes los puntos de anclaje que la Mediación tiene con la Educación Social, tanto en su definición como en el Código Deontológico de la misma:

  • Derecho de la ciudadanía.
  • Cuerpo de conocimientos específico con una formación específica.
  • Carácter socioeducativo y pedagógico.
  • Las partes como sujetos activos en su propio proceso de cambio.
  • Se otorga poder a las partes y se trabaja desde las potencialidades.
  • Reciprocidad y cooperación.
  • Produce acuerdos creativos.
  • Proyecta la acción hacia el futuro.
  • Resolución pacífica de conflictos desde la perspectiva de la posibilidad y la construcción.
  • Desarrollodesde un proceso flexible.


Con la Ley de Mediación Familiar, desarrollada en las diferentes CC.AA., y la Ley Estatal de Mediación Civil y Mercantil se afianza el desarrollo de la Mediación, desde la Educación Social, como práctica profesional específica que impulsa la proyección de la profesión a un nuevo yacimiento de empleo que desde los Colegios Profesionales se apoya y fomenta con la difusión y promoción de los distintos Registros de Mediadores, formación especializada en las diferentes tipos de mediación, la posibilidad de constituirse como Institución de Mediación  y con el impulso de los registros propios en los Colegios Profesionales.

Es sin duda la Mediación a la Educación Social, tanto una herramienta de trabajo como una práctica profesional especializada que proyecta la profesión.

No hay comentarios: